LAS CUEVAS

Las Cuevas del Diablo (Alcalá del Júcar)En pleno casco histórico de Alcalá del Júcar, se encuentran dos de las cuevas con más historia de la localidad. Se trata de la cueva de Garadén y la Cueva del Diablo.

La de Garadén es la mas antigua de las dos, se cree que fue construida en la época árabe y posee un gran mirador. La función de esta cueva, era bélica.:

Alcalá del Júcar estaba situada en el camino real de Castilla a LEvante y todo aquel que venía de Castilla a LEvante o viceversa debía pagar los impuestos correspondientes en el puente romano. Entonces, la cueva del Rey Garadén funcionaba como puesto de centinelas, desde el mirador de esta cueva vigilaban el paso del río, evitando que la gente no cruzará el puente romano navegando y evitara pagar los impuestos.

Con la llegada a la zona de los cristianos y la expulsión de los moros, no se sabía que utilidad darle a la cueva. Al final fue transformada en unos grandes palomares, para su cría y reproducción, perdiendo así su función bélica.
En el valle de Alcalá del Júcar se crió mucha paloma “bravía” hasta los años 50, debido a las muchas creencias en la población de que el caldo de paloma era muy sanador.

Justo debajo de la cueva de Garadén, unas tres calles más abajo en el pueblo, se encuentra la cueva del Diablo
Esta cueva data del 1905 y , a día de hoy, sabemos que antiguamente fue escavada por una familia pudiente para tener su ganado dentro de la cueva y también la usaban como bodega.

En la actualidad se encuentran comunicadas por el interior de la montaña, por una escalera metálica. Se visitan de forma conjunta.

En el año 1980 Juan José Martínez García, Almanseño de nacimiento, se instaló en Alcalá del Júcar y junto con su familia fueron poco a poco durante el paso de los años acondicionando y mejorando las cuevas para el uso turístico.Las cuevas llevan abiertas ininterrumpidamente desde su apertura, aunque inicialmente tenía uso de bar, restaurante y discotena. Actualmente solo abrimos durante el día (ver horario) y nuestro servicio es de cafetería (solo damos bebidas, no comidas).

Una característica muy conocida de las cuevas es su agradable temperatura: se mantienen sobre los 18ºC constantemente, sin ningún tipo de climatización.

Las Cuevas del Diablo (Alcalá del Júcar)